Random header image... Refresh for more!

Posts from — enero 2012

Todos al Estrellas de PokerStars

Es acojonante, con cualquiera que hablas te dice que va a Madrid al Estrellas de PokerStars. Si no has hablado con él, resulta que ha puesto en facebook que va a ir.  No sé cuál es el número máximo de jugadores, pero se llena seguro (a veces soy un lince de cojones).

De mi grupete de amigos sólo jugamos Bidan, Pableras y yo. Algunos han intentado clasificarse en vivo, pero se han quedado silbando y el resto pasa cuatro pueblos. Aún así estos cinco días prometen ser peligrosos de narices.

Para empezar, se va a acercar a Madrid el mísmisimo Pac8. El otro día hablando con Bidan me comentaba que nunca hemos estado juntos en un sarao Pac8, Tizona, él y yo. Parece mentira, pero es cierto. Siempre ha faltado alguno. Normalmente el que falla es Tizona, más que nada porque es un perro con rabo y todo. Esta vez no se escapa porque ya está en los madriles.

Juego el jueves y pensaba ir el mismo día, pero Bidan tenía mala combinación y vamos hoy. Me convenció a la primera al recordarme que podríamos ver juntos el Barcelona- Madrid. Miedo me da ya esta noche. Aunque estemos en crisis no descarto acabar en un lupanar pidiéndole dinero prestado a la fulana para pagarle el servicio cinco minutos después. Por si no sabes lo que es un lupanar, es uno de esos locales públicos en el que las flores huelen a pescado.

Me llevo el ordenador, pero en las últimas ocasiones lo he usado de espejo para afeitarme. Es decir, que no he escrito nada por falta de tiempo. Algo subiré en twitter y facebook, pero sólo en los descansos. Es un coñazo ir subiendo jugadas mientras estás en la mesa, como para distraerse está uno.

“El aburrimiento no puede existir donde quiera que haya una reunión de buenos amigos”. René de Chateaubriand esto último, el resto er Periquillo.

perico@nunezdecela.com
Imagotipo_FO_BLA_72

enero 25, 2012   No Comments

La factura informativa de la Seguridad Social (y su pm)

Supongo que habrás leído por ahí que algunas Comunidades Autónomas te entregan una factura informativa cuando haces uso de la sanidad pública. En un principio a mí me pareció una buena idea, porque vivimos en el país del “todo gratis” y no está de más que nos recuerden el pastón que cuesta una operación o un tratamiento.

Yo sólo uso la sanidad pública para recoger recetas de insulina y agujas para darme la picota. Por si no lo sabías, soy diabético, un tipo dulce. Ya te puedes imaginar la broma que gasto con los amigotes sobre cierta práctica sexual y porqué a ellas les gusta (mode animal on).

Hasta hace poco más de un año el proceso, cada 40 días aproximadamente, era el siguiente: pedir cita con mi médico; esperar un buen rato; entrar y decirle que necesito mandanga; búsqueda en el ordenador de mi tipo de insulina; imprimir receta; pregunta típica “¿Todo bien?”; contestación también típica “De lujo”; “Buenos días”; “Buenos días”. Ponle 3 ó 4 minutos. Ninguna diferencia con tu camello habitual.

Yo, que soy un tipo que se rompe mucho la cabeza para ahorrar tiempo (eso se traduce en cañas), hace años que proponía un sistema más ágil para enfermos como yo que no necesitan ni ver al médico: me asignan una farmacia; cada 40 días voy y me dan mi insulina. Así de simple. Ahora con la tarjeta sanitaria, incluso más fácil, porque puedo ir a cualquier farmacia.

El proceso ha mejorado algo, porque ahora cuando voy al médico me da la receta y un papel con el nombre del medicamento y el día que tengo que volver. Cuando vuelvo no tengo ni que ver al médico. Voy a la recepción del ambulatorio y el funcionario, tras una pequeña cola, me da mi nueva receta y otro papel para volver a recoger otra receta en unos 40 días. Para pacientes crónicos, como yo, esto es una gran mejora, porque así no hago perder el tiempo ni al médico ni a mí.

Una de las veces que fui a por recetas me veo en el papel de la próxima cita un recuadrito muy mono, en mayúsculas, que reza: COSTE DEL TRATAMIENTO 271 €. Miro alrededor buscando la cámara oculta sin éxito ¿Vendrá ahora una bella señorita a ofrecerme algún servicio extra? Hagamos cuentas.

El PVP de mi insulina es de 38,84 € y con receta yo pago 2,64 €. Es decir, que la Administración, con mis impuestos y cotizaciones, no lo olvides, paga 36,20 € ¿Dónde están esos 235 pavos de diferencia? Es imposible que tal cantidad corresponda a los gastos de estructura y a la parte del sueldo del funcionario por 1 minuto escaso de trabajo. No incluyo al médico porque en este caso no ha intervenido.

Varias reflexiones podemos hacer. Si la cifra se ajusta a la realidad sólo nos queda una solución: cerrar la sanidad pública porque es una ruina. Imaginemos que me presentan esa “factura” siendo la sanidad privada. No sería descabellado que me dieran mi insulina acompañada de un buen plato de jamón ibérico, otro de gamba roja de Denia y una botella de Vega Sicilia. Para la sobremesa un buen Coiba, así les duro menos ¡Por 271 eurazos, qué menos!

Si la cifra es errónea (lo más probable) ¿Quién la ha calculado? La señora de la limpieza no creo, lo hubiese hecho mucho mejor (con todo el respeto) ¿En qué se han basado? En los precios del 2050, supongo. Otro hecho que corrobora el alto porcentaje de burros que puebla la Administración.

No me salen las cuentas por ningún lado, así que voy a proponer al Servicio Valenciano de Salud el siguiente pacto: yo sigo pagando mis cuotas de autónomo; dejaré de ir a por recetas de insulina; yo me la pago de mi bolsillo, y; como les ahorro 271 € me dan la mitad por las molestias que me ocasiona. Ambos salimos ganando, al SVS le cuesto la mitad (135,50) y yo me llevo para casa 100 pavitos limpios (136.5 – 36,20). Quizá no me de para el Vega Sicilia, pero unas cañitas si que caen.

Amiguito, acabo de demostrarte como hacer recortes en la sanidad pública de forma sencilla y práctica. También sirva este escrito para demostrarte porqué no soy político, las buenas ideas y la política son incompatibles.

Aquí no acaba la cosa, estoy inspirado y voy a sobrepasar el límite de texto autoimpuesto para este blog. Ya que los políticos quieren concienci,arnos de lo que “gastamos” con nuestro dinero (te vuelvo a recordar que tú pagas impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social) no estaría mal concienciarlos a ellos ¿Qué te parece darles “facturas informativas” de sus dislates? Ahí van unos ejemplos.

1.- Cuando un senador haga uso del traductor por no hablar en el idioma que entienden todos los senadores, al final del discurso se le pasa la factura (eso sí, en todos los idiomas oficiales). Total: 600 €. Se le puede añadir una leyenda de este tenor: con esto pagamos la mensualidad de un parado.

2.- Inauguración de un aeropuerto con banda de música, canapés, etc. Facturita que te crió. Total: 18.000 €. Se acaba usted de pulir el IBI medio de unas 68 viviendas de su ciudad.

3.- El exalcalde se Sevilla tuvo la bolsa escrotal (es decir, los santos cojones) de ir a Barcelona en avión a nosequé historia y mandar a su chófer con su correspondiente coche oficial, por carretera para los desplazamientos por la ciudad. Total: 3.500 € (seguramente me quedo corto). Esa es la pasta que pagaron de IRPF dos familias con un hijo y una hipoteca de 500 € al mes. En este caso se puede añadir cuánto le hubiese costado coger taxis en Barcelona.

4.- Mitin sin sustancia en Calahorra haciendo uso de vehículos oficiales, seguridad, alquiler del local y viandas para todo el personal. Total: 15.000 €. El Impuesto de Sociedades de una empresa que haya obtenido un beneficio de 75.000 €.

Podría seguir, pero creo que con estos ejemplos tienes más que suficiente para captar la idea y encabronarte un poco más de lo que ya estás.

“Vota a aquel que prometa menos, será el que menos te decepcione”. Bernard M. Baruch esto último, el resto er Periquillo.

perico@nunezdecela.com
Imagotipo_FO_BLA_72

enero 23, 2012   6 Comments

Cuidado con el lenguaje y el blof de Pableras

El otro día, en el mensual del Casino Mediterráneo de Alicante, volví a desplegar un juego “brillante”. Por esa razón pude irme a casa a una hora decente ;). Me la tuve que jugar con proyecto de barrigona y de color cuando mi rival llevaba trucha. El river le completó un bonito póquer por si teníamos dudas.

Aunque el final hubiera sido el mismo, jugué mal la mano por no estar atento. No me fijé que el primer jugador (utg) había igualado la ciega. Yo hablaba el último y quise robar con Q5 de diamantes, pero mi subida fue demasiado pequeña y las dos ciegas se unieron a la fiesta.

Digo que no hubiera cambiado nada porque la ciega pequeña con 77 no se hubiese tirado aunque mi subida fuera mayor. Pues eso, amiguito, que hay que estar más al loro cuando estás jugándote las habichuelas.

Lo del lenguaje viene a cuento porque en el torneo me encontré a Paco Bernia (o Bernía o Berniá, no lo tengo claro) y no le parecía bien que calificara en este blog tan despectivamente a los “gordos”. El caso es que siempre que hablo de gordos me refiero al stack que tienen, pero parece ser que a veces no queda claro del todo.

Si alguien ha podido sentirse ofendido pido disculpas por no dejar completamente claro que me refería a las fichas, no a los kilos. En general, la gente de peso suelen ser unos cachondos mentales y van por la vida diciendo (y demostrando) que son más felices que la media de los mortales ¡Ole sus güevos!

Esta parte de la entrada la he añadido después al ver el revuelo que se ha montado con la que ha subido a su blof Pableras. Habla de un jugador habitual del Casino Mediterráneo de Alicante que no es de los más queridos. Ha recibido más visitas y comentarios en dos días que en toda la historia de su blog.

En una de las situaciones que cuenta estoy yo por medio. Fue una jugada del mensual de diciembre pasado y estuve tentado de escribir sobre el asunto. Decidí dejar pasar el tiempo para no escribir en caliente. Más adelante se me pasaron las ganas porque no quería perder ni un minuto en estas tonterías.

La verdad es que desde hace un par de años tengo a medias un artículo sobre comportamiento y educación en las mesas. A medias quiere decir una página en blanco y muchas ideas en la cabeza. A ver si me pongo al lío y lo “termino”.

“El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío”. Horace Mann esto último, el resto er Periquillo.

perico@nunezdecela.com
Imagotipo_FO_BLA_72

enero 19, 2012   1 Comment

Hace mucho, mucho tiempo… (y III)

Por fin, la última parte. Te recuerdo que esto se escribió (y jugó) en el año 2007 y que en aquella época lo de las recompras lo veíamos como un sacrilegio. Me descojono al ver el tema del “protocolo”.

Lo de los rebuys es una gran putada. Al principio pensé que lo hacían para recaudar más, pero creo que el casino no se queda nada de ahí. No se trata de 50+5 ni nada así. Lo que se pretende con eso es engordar los premios y que la gente por lo menos juegue una hora, así si te eliminan el primero no es a los cinco minutos, sino tras una hora y treinta y cinco minutos (ya que metieron un descanso de 30 minutos).

Imaginad que putada. Me voy con la parienta a 35 kilómetros de casa. Acojonado por el tema de los controles y todo eso. Llego, me siento a jugar y a las 21.05 me levantan de la mesa con una pareja de Ases frete a 8-6. Pos pa casa con mi mujer contenta.

Otra cuestión injusta para mí: las primeras 500 fichas me costaron 100 €. Pero las siguientes 500 me costaban la mitad. Y mucho más injusto el add-on del final de la última hora: por 50 € te daban 1.000 fichas. Esto es igual que si empezamos a jugar un torneo con 500 € y en la primera hora me dejan jugar con $ y liras turcas teniendo el mismo valor que los euros. Auténticamente de locos (aquí ha salido mi rama de economista, jejeje).

El tema del protocolo también tiene su miga y da para un nuevo post. A modo de ejemplo: no se deben tocar las cartas hasta que estén repartidas todas. Yo de toda la vida he tenido esa costumbre (no se porqué) por eso me funden al mus, porque cuando miro las cartas los otros ya se han pasado toas las señas del mundo. En internet, la jugada ganadora la marca el dealer en décimas de segundo. En vivo, en el show down estábamos 11 tíos y el crupier mirando y opinando a ver cual era la jugada ganadora y, la verdad, tardábamos algo más de unas décimas.

Tampoco puedes hacer movimientos “extraños” con las fichas en determinados momentos, por lo menos con la primera crupier que me tocó (volvió al final). Más que nada por que se despistaba. El tema de las apuestas también es muy rígido (y así debe ser). Si dices Raise es el doble de la apuesta, si no, tienes que decir la cantidad que metes. Las fichas, cuando apuestas, tienes que dejarlas en un sitio determinado (delante de una línea que rodea la mesa, en este caso amarilla).

Lo que es un supercoñazo a partir de las dos horas de juego son los all-in. Cuando las pilas son respetables, no sabes exactamente lo que tienes (yo sí, pero la mayoría del personal tenía una idea aproximada). Pues bien, en esos casos se tardaba un buen rato en saber lo que había en la mesa. Cuando iban varios al all-in ya era la leche, por que para calcular los distintos pots nos tirábamos media hora. Si opinabas la crupier te echaba una mirada que te cagabas patas pa bajo.

Cómo se echa de menos en internet cuando hay varios pots y en décimas de segundo te aparecen los dos montoncitos separados.

Para terminar ¿Por qué no llevar a la parienta a un casino a un torneo? Muy sencillo, se la querían cepillar la mitad más uno de los presentes. En la zona del torneo no le dejaban entrar, con lo cual estaba a 15 metros de mí, mirando. De vez en cuando se iba a dar una vuelta por la zona de mesas de ruleta, black jack, etc. Luego me contó que se le acercaban tíos y se ponían a su lado, le comentaban la jugada, etc. Vamos, que se la querían cepillar.

Al primero que tuve que marcarle el territorio fue al italiano fumador compulsivo que tenía a mi derecha. Una de las veces que salió a fumar se puso a su lado, y al volver le dije, mira, esa es mi parienta (marcando el terreno, jeje). En el segundo descanso fue cuando me di cuenta de esta situación. Se lo comento a la parienta, se descojona y me cuenta que varios tíos se le habían arrimado. Resumiendo, que parecía un putanguito buscando pastosos por el casino. Imagino que tías de esas habrá por allí, pero yo estaba concentrado en lo mío.

Hay que llevar a una amiga de moral relajada. Cuando te quedes sin pasta para un rebuy que le haga un trabajito rápido en el aseo a un pastoso por 50 € y ya tienes para el rebuy.

Lo mejor ocurrió cuando ya eliminaban gente y, al quedarse por la zona del torneo los eliminados, eran más permisivos y dejaban entrar a los acompañantes, pero sin acercarse a las mesas. Mi mujer se sentó en unas sillas, de forma que me veía a mí de cara, pero en medio había una mesa. Pues bien, cuando me miraba y sonreía o hacía algún gesto “también” se lo hacía a un tipo inglés de unos mil años de la mesa que estaba entre ella y yo. Claro, el inglés interpretó mal los gestos de mi mujer, pensando que le miraba a él. ¿Sigo o ya os imagináis lo que pasó? Eso fue lo único que ganamos en el Casino, jejejeje. Un trabajo rápido y limpio. NOOOOOOO. Mal pensados.

El caso es que cuando eliminaron al inglés se acercó a mi mujer y le dio el ticket de la copa a la que nos invitaba el casino a los participantes. En un español macarrónico le dijo algo así como: “Tú alegría, yo regalar copa” y chorradas por el estilo. Mi mujer tras intentar rechazar la copa, pilló el ticket y… a la barra.

Segundo tabique, ya sólo me queda el tema de carpinteria. Por cierto el próximo torneo es de 200+20 freezout sin reposiciones. ¿Qué es eso de freezout?

Venga amguito, anímate y vamos a pelar a los hijos de la gran Bretaña.

Se acabó.

“Cada fracaso le enseña algo al hombre que necesitaba aprender”. Charles Dickens esto último, el resto er Periquillo.

perico@nunezdecela.com
Imagotipo_FO_BLA_72

enero 12, 2012   2 Comments

Hace mucho, mucho tiempo… (II)

En esta segunda parte de mi primer torneo en vivo te vas a descojonar al ver como se puede hacer el ridículo a base de bien. Lagrimones, oiga.

Por cierto, el viernes estuve recordándole el aniversario a la primera crupier que me tiró naipes. Es como el primer amor, el primer beso, el primer… Me di cuenta de porqué no gano un taril en esto del póquer: 2012-2007 = 5. Sí, amiguito, en vez de cuarto es quinto aniversario. No se puede ser más pescao. No pongo su nombre porque no sé si le hace gracia. Se me olvidó preguntarle si quería que le invitara a cenar o comer por nuestro aniversario ;). Estás a tiempo de darme el “sí” (abajo está mi mail).

Vamos a mis jugadas más interesantes. Como empecé con la mitad de fichas que la mayoría de los mortales, tuve que ser especialmente thigt. Además, primero quería saber con quienes me estaba jugando las habichuelas. Había bastantes pardillos, en el sentido de que eran jugadores de póquer, pero no de texas, y no controlaban el tema de “jugar con 7 cartas”. En seguida fui calando al personal. En especial, el inglés de mi izquierda era tan thigt como yo. El italiano de mi derecha, un cachondo que se quejaba de todo (fumador compulsivo jodido por no poder fumar). Éste hizo varias recompras y, como era de esperar, duró 15 minutos en la segunda hora (cuando no había posibilidad de recompra).

Vamos al tercero que calé, el típico gordo pastoso con un puro del ocho en el bolsillo de la camisa. Ese debía ser de los que sabe jugar al póquer de 5 con descarte. Iba a todas las manos, y como llevaba 1.000 fichas de principio te metía 200 ó 300 y te cagabas patas pa bajo. Otro chico fue a bastantes manos con él y ahí estaban, dándose de hostias y los demás mirando. Otro chaval joven de Elche era también bastante thigt. El resto, uno que iba también de vez en cuando con cartas inverosímiles, dos chavales amigos que no jugaban mal y poco más.

Tras media hora sin pena ni gloria (entré a un par de manos con QJ y cosas así y me tiré en el flop ante subidas de gente que no tenía nada) me salen mis queridos Ases. Debía tener unas 400 fichas. No subí para ver si entraba la gente, ya que sin subida se metían en el flop bastantes. Resumiendo, nos quedamos el gordo y yo. En la mesa salen dos 8, peligro, pero ni posibilidad de escalera ni nada. No hubo all-in, pero por lo menos metí en total 300 fichas. ¿Qué tenía el gordo? Efectivamente, unas impresionantes cartas para ir pre-flop: 8-6. Perico violao con su AA.

A partir de aquí, tuve que hacer un all-in para doblar o para comprar. Otra vez habéis acertado: a comprar. Llegué al final de la primera hora con unas 800-900 fichas. Aquí es cuando tuve que comprar las 1.000 fichas para no quedarme con cara de gilipollas.

En la segunda hora ya empieza la cosa en serio. El italiano, tras varias jugadas “acertadas” le tiran en 15 minutos, el segundo en irse el gordo pastoso. Éste empezó la segunda hora con una buena pila, sobre 3.500-4.000, pero le duró poco. Una curiosidad. A los cinco minutos tiraron al primero en otra mesa. ¿Cómo nos dimos cuenta? Pues por que cuando te tiran, el resto de la mesa te aplaude. Una putada, por que todo el mundo se da la vuelta y te mira, sobre todo si te tiran de los primeros. Y aquí llegó mi gran jugada y mi gran ridículo.

Me dan AA. El inglés thigt de mi izquierda sube y se lo veo. Nadie va. En el flop sale Kxx. Yo hábilmente me marco un slowplay. El inglesito hace un all-in. En teoría tengo la pareja más alta. Salvo que el tío tenga KK mi mano es ganadora. Mis fichas pal centro. Levantamos cartas y el tío tenía AK. Me da una pájara y al ver su K me dio la neura de que tenía mejor jugada que yo. Sacan el turn y el river que no ayudan a nadie. Aquí viene lo bueno. Le doy la mano al inglés y empiezo a levantarme. ¡¡COPÓN, NO ME HABÍA DADO CUENTA DE QUE HABÍA GANADO YO!! Empiezan a aplaudirme, mi mujer me mira con cara de pena y de circunstancias (por dentro pensaba, ya te vale so cabrón, vámonos pa casa). Hasta que un tipo dice: “¿A donde vas? si has ganado tú”. Se empiezan a descojonar todos y a seguir con mis 3.500 (aprox.). Le pedí perdón al inglés en español, valenciano, inglés, francés, búlgaro, arameo y chino cantonés. De todas formas siguió porque tenía más fichas que yo. Ese aguantó hasta el puesto 19, se fue justo antes que yo.

Esto no es un ladrillo, empieza a ser un tabique.

Segundo ridículo. Esto me pasa por no jugar con ratón, jejeje. Veréis como este despiste es por estar acostumbrado a internet y que te den todas las opciones mascaditas. Perico, que soy yo, de ciego grande con J3. La gente se va tirando o igualando. Creo que antes de mí igualaron 3 ó 4. ¿Qué hace vuestro amigo Periquillo? Tirar las cartas. Jajajaja. La cara de la crupier (y las tetas) un poema. Al mismo tiempo me decía: “No, no, no. Usted ya tiene la apuesta.”. Toda la mesa descojonada. Mi comentario: “Seguro que pensáis que llevo dos Ases”. Casi gano la mano con una pareja de Jotas.

Al final tuve mala suerte. Me quedaban pocas fichas por que las ciegas y sobre todo los “antes” me comieron la pila. Cambia mucho la forma de jugar con antes y sin antes. El caso es que hice all-in con A7s y me ganó un hijo de la gran … Bretaña con J5. El tío ligo una pareja de cincos. Me aplaudieron y to eso y me quedé mirando la tele con los premios y con cara de gilipollas. El primero trincaba más de 5.000 y el décimo más de 500. Una pena, pero para ser la primera vez, no estuvo mal.

Las próximas semanas los torneos son de 200 y 300. El primero de febrero vuelve a ser de 100. Si me animo, a lo mejor me acerco a que me pelen otra vez. Podríamos organizar una excursión los de la zona. Eso si, preparaos para llegar a casa a las 4 de la mañana.

Continuará…

“Cualquiera que se tome demasiado en serio corre el riesgo de parecer ridículo. No ocurre lo mismo con quien siempre es capaz de reírse de sí mismo”. Váckav Havel esto último, el resto er Periquillo.

perico@nunezdecela.com
Imagotipo_FO_BLA_72

enero 8, 2012   2 Comments

Hace mucho, mucho tiempo… (I)

Ayer, en la noche de Reyes, me fui a jugar al Casino Mediterráneo de Alicante el satélite/locura del mensual que jugaremos hoy. A pesar de tener la entrada conseguida en Rounders10 me apetecía tocar naipe.

No me clasifiqué, pero pasé un buen rato con la gente de siempre. Esta vez pude tomarme un café tranquilo con Manuel “Elche2” y nos pusimos al día de nuestras vidas. Al sentarme en la mesa recordé que mi primer torneo en vivo lo jugué en el desaparecido Casino de Villajoyosa una noche como esta hace cuatro años.

¡Mare mía qué tiempos! Aunque sólo llevaba unos meses jugando al póquer, ya le daba a esto de escribir y me calcé una crónica que tuve que dividir en varias partes. En aquellos tiempos los torneos de Boss no tenían antes y los que empezábamos en aquella época huíamos de los torneos con recompras. Por eso algunos detalles de la crónica te parecerán chocantes.

Del grupo de jugadores que empezábamos en aquellos tiempos fui de los primeros en sentarme en un torneo en vivo y muchos querían que les contara la experiencia. Tipos como Joben, Polamalu, Tizona, Pac8, Bidan, Barros, Kaveson, Kasparoso, Ballerini, Roberick, Ollomol, Mena, Hermes, Xaser, Truspis, Chailoc y los chicos de Leganés, Taxi9, Kuin y el resto de Santa Pola y un larguísimo etcétera.

Aquí va la primera parte de lo que escribí. Me he partido la caja viendo lo pardillo que era (y sigo siendo). Tienes que trasladarte al contexto de ser novato y del póquer que se jugaba hace 4 años. Nada que ver con el actual. Entre otras cosas casi todos éramos limiteros. Espero que te diviertas.

Pos eso, ayer, día de Reyes fui a jugar un torneo al Casino de Villajoyosa. No sé cómo pero engañé a mi mujer y me dejó ir. Lo malo es que al final vino ella y se aburrió como una ostra. Tuvo suerte porque a las tres o cuatro horas de estar por ahí dando vueltas nos encontramos a una pareja amiga y estuvo con ellos entretenida.

Mi primera experiencia no me gustó mucho. Es mucho más entretenido jugar en internet, más dinámico, tienes más información. Lo único que me gustó fue el “glamour” de jugar en vivo y que le ves las caras a los contrincantes. Funciona más el tema psicológico, yo eso lo echo de menos en internet.

Como sé que estáis ansiosos por saber como quedé os diré que casi llego a la mesa final. Quedé 18 de 77. No trinqué ni pasta ni puntos. Esto está montado en plan liguilla. Sólo cobraban los diez de la mesa final y puntuaban el 20% (15 tíos).

Las reglas del torneo eran las siguientes (otra cosa que no me gustó). Inscripción 100+10 € (vale). Pila de fichas inicial 500 (eso ya me tocó los güe, me parecían pocas comparado con internet). Y ahora viene lo jodido, podías hacer rebuys ilimitados (50€ 500 en fichas) durante la primera hora siempre que tuvieras 500 ó menos fichas. Gran putada para los pobres como yo. Cuando me senté en la mesa casi todos habían hecho el primer rebuy, ya que tenían 500 en fichas y estaba permitido. Con lo cual, los pobres empezamos el torneo con la mitad de fichas que los ricos. Para más inri, al final de la primera hora podías hacer un add-on. Con 50€ te daban 1.000 en fichas. Yo andaba en 800 y pico y no pensaba comprar, pero compró to dios, y para no hacer el gilipollas tuve que comprar. Me tocó recorrerme todo el casino para encontrar a mi mujé, ya que me había quedado sin pasta.

El cambio de niveles era cada 20 minutos (eso bien), pero a partir de la tercera hora (tras 6 niveles) había que poner ante. Otra gran putada, por que es una cosa que no controlo. Eso te obliga a ser menos thigt, yo no lo hice y esa fue mi perdición. Pero eso lo contaré después. Tras la primera hora hicieron un descanso de 30 minutos para picar algo. Otra gran putada. El torneo empezaba a las 21.00, yo no sabía lo del descanso y me dejé medio sandwich (la cerveza, por supuesto, me la llevé a la mesa, jejejej) por que empezaba el torneo sin saber que más tarde tendría tiempo para un tentempié.

Como era el primer torneo que organizaban, se dieron un buen batacazo. Sólo había una ventanilla para apuntarse. Una tía te tomaba los datos y los apuntaba ¡¡¡A MANO!!!! (sus lo juro) en una tablita el nombre de cada participante. Os recuerdo que estamos en el siglo XXI. Los tíos mamones tenían otras tres ventanillas vacías y más empleados que funcionarios en Andalucía. Según creo, se quedó gente sin poder jugar por que sólo tenían preparadas 7 mesas. Al final metieron a 11 tipos por mesa. Con todo este follón el torneo empezó a eso de las 21.45.

Otro dato, como esto es la playa de Europa (Benidorm está a 5 kilómetros) creo que había más extranjeros que españoles. Por ejemplo, en mi mesa cuando quedábamos unos 22-25 tenía a cuatro ingleses. Y ya de risa. En la mesa de al lado había tres tipos con gafas de sol, en plan profesional hortera de bolera. Casi me entra la risa. Mi mujer no daba crédito.

Más datos de interés para los “foreros”. ¡¡¡¡¡CÓMO ESTABAN LAS CRUPIERES, COPÓN!!! Asín no se puede jugar. Uno se distrae y mira “otros flops”, no precisamente el de la mesa. Para que me entendáis, había flops de 3 cartas y flops de 2 pezones (ya sabéis, peces grandes). La primera que tocó en mi mesa estaba para mojar pan, y encima le toqué un poco los güevos por cuestiones de “protocolo”, pero eso es otro cantar que ya comentaré. Otro buen detalle, el Casino te invitaba a una copa. La verdad es que sólo me tomé dos cervezas y un wiky, con lo cual no alcancé el grado alcohólico necesario para desplegar mi mejor juego, como bien sabéis.

Continuará…

“El tiempo no es sino el espacio entre nuestros recuerdos”. Henry F. Amiel esto último, el resto er Periquillo.

perico@nunezdecela.com
Imagotipo_FO_BLA_72

enero 6, 2012   2 Comments

Creando monstruos, digo, escuela

En la última entrada contaba que estoy hasta los mismísimos de tanto maletín de fichas y que no los uso para nada. Pues bien, ha sido abrir la boca y usarlos a saco. Ya me he quitado de encima dos y a otro le quedan cuatro telediarios.

Este fin de semana nos hemos ido un grupete de amigos a un pueblo de montaña con críos incluidos. Sí, amiguito, en Alicante tenemos montaña y todo. Como íbamos a hacer un amigo invisible era el momento ideal para colocar uno de los maletines pequeños. También me llevé uno de los grandes por si los nanos querían echar unas manos.

¡Un exitazo, oiga! Uno de mis ahijados (14 añitos) lleva unos años dándole al tema de la magia y la verdad es que se lo curra bastante bien. Después de dejarnos filpados, sobre todo a los mayores, decidieron jugar un poquito. A la mierda la Wii, la X-Box y todo lo que se ponga por delante.

Tras ver que llevaban un rato jugando en medio del caos tuve que hacer las veces de director de torneo y poner un poco de orden. Ciega pequeña, ciega grande, hablar por orden, etc. Era un descojono ver como el que llevaba jugada apostaba saltándose a los tres que le precedían o cogía las fichas reflejando en su cara sonriente que llevaba un cañón.

Los patrones de apuestas eran de lo más surrealista. Lo normal era que todos igualasen la ciega grande aunque estuvieras en la cocina. Eso se mezclaba, de vez en cuando, con subiditas de 20 ciegas o apuestas en turn de 10 puntos en botes de 250.

Estos púberes inexpertos me tienen a mí como el Nadal del póquer, cuando tu sabes bien que soy más un “Moussambani” (o Julio Salinas para Pac8). Ya les puedes decir misa, para ellos su tío Perico es el puto amo de esto. Por lo menos les doy buenos consejos: no te juegues la pasta de las gominolas, una parte de las ganancias resérvalas para putas y alcohol, estudia, etcétera.

 

Cuando en el amigo invisible apareció el maletín, aquello fue una locura. Le tocó a uno de los padres que se lo cambió a su hijo. No soltó el maletín ni para mear (esto es literal). Por suerte, a nadie se le ocurrió traer de regalo una pipa, porque se hubiese vaciado el cargador en un periquete.

Con el paso de los días iban mejorando en su juego. No hay nada que les ponga más cachondos que derrotar al tío Perico, así que me ha tocado compartir tapete con estos futuros viciosillos.

El de la gorra se llevó el maletín

El de la gorra se llevó el maletín

El maletín grande se lo regalé a mi otro ahijado (a la derecha del gorras en la foto). Creo que lo habrá usado de almohada esta noche. Ya le he dicho a los padres que voy a cambiar el número de móvil, porque me veo en plan Consultorio de la señorita Francis: “tío ¿Qué hago con KQ de corazones en utg?”

Resumiendo, un fin de semana muy divertido y más tranquilo que antaño. Aún así, no te creas que hemos estado encerrados en casa. Mira que a gusto nos tomábamos unas cañitas el día 1 de enero con tiempo primaveral.

Cañitas frescas y calor

Cañitas frescas y calor

Más cañitas

Más cañitas

“El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío”. Horace Mann esto último, el resto er Periquillo.

perico@nunezdecela.com
Imagotipo_FO_BLA_72

enero 2, 2012   4 Comments